Una Iglesia de Conexión y Colaboración

Uno de los cinco futuros deseados que se expresan ​​en nuestro plan de ministerio denominacional, Nuestra Travesía 2020, se enfoca en la colaboración: “Nuestras iglesias y ministerios trabajarán de la mano unos con otros, y con socios en nuestras propias comunidades y en todo el mundo, para cumplir fielmente El mandamiento de Jesús de hacer discípulos de todas las naciones."

Ha habido momentos en la historia de la Iglesia Cristiana Reformada en América del Norte cuando la colaboración no ha sido evidente en nuestros ministerios. Piense en 1984, por ejemplo, cuando “después de varios intentos infructuosos de los sínodos anteriores para encontrar soluciones a problemas persistentes entre CRWM y CRWRC, el sínodo de 1982 nombró un comité ad hoc de cinco miembros” (Actos de Sínodo 1984, p.658).

Los hallazgos de ese comité apuntaron a "ineficaces y a menudo frustrantes relaciones de campo, diferentes modelos de gestión, tensiones entre el personal de ambas agencias, desacuerdos entre las dos agencias y diferencias de opinión significativas" (p.659).

Otro ejemplo se expresó en 2011 cuando el sínodo nombró un grupo de trabajo para asesorar a la Junta de Consejeros y/o al sínodo sobre medidas a corto, mediano y largo plazo que mejorarían la cultura, la estructura y el liderazgo dentro del ICR. El grupo de trabajo proporcionó una serie de informes anuales a partir de entonces en los que el llamado repetido era que el ICR se convirtiera en una "denominación más colaborativa."

La colaboración no parece estar muy profunda en nuestro ADN. ¿Pero, no debería estar? 1 Corintios 12:12-14 dice: “De hecho, aunque el cuerpo es uno solo, tiene muchos miembros, y todos los miembros, no obstante ser muchos, forman un solo cuerpo. Así sucede con Cristo. Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo— seamos judíos o gentiles, esclavos o libres—, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. Ahora bien, el cuerpo no consta de un solo miembro sino de muchos.”

El pasaje continúa: “Así Dios ha dispuesto los miembros de nuestro cuerpo, dando mayor honra a los que menos tenían, a fin de que no haya división en el cuerpo, sino que sus miembros se preocupen por igual unos por otros” (1 Co. 12:24-25).

Ya sea en el hogar o en el extranjero, a nivel denominacional o dentro de su congregación local, las Escrituras son claras acerca de cómo debe funcionar la vida en el cuerpo de Cristo: por mutua preocupación, sin división, todos los dones diferentes contribuyendo a la obra del Reino.

La buena noticia es que nosotros, como denominación, nos estamos volviendo más y más como el cuerpo de Cristo. Es cierto que aún no hemos llegado ahí (y no llegaremos estando en este lado del cielo), pero tenemos evidencia diaria de las muchas partes que trabajan juntas como un solo cuerpo. Uno de los mejores ejemplos es algo que el personal denominacional ha estado llamando el proyecto Conexiones.

Comenzó inicialmente como un proyecto piloto de tres años en 12 clases (grupos regionales de iglesias), su objetivo es llevar recursos denominacionales a las iglesias en formas que sean receptivas y de fácil acceso. Puede leer un gran ejemplo del proyecto de Conexiones en work here.

Las ideas aprendidas durante el proyecto Conexiones pronto se implementarán en toda la denominación. Manténgase sintonizado en los próximos meses mientras Syd Hielema toma las riendas de este esfuerzo para cambiar fundamentalmente la postura de nuestra vida corporativa juntos. Cada vez más, usted y yo experimentaremos la vida juntos de la mano.

 

About the Author

Steven Timmermans is executive director of the Christian Reformed Church in North America.

Steven Timmermans es el director ejecutivo de la Iglesia Cristiana Reformada en Norteamérica.

스티븐 팀머만스는 북미주 개혁교회 교단 대표이다. 

X