Bud Helisson / Unsplash

Testimonio Profético en Tiempos Turbulentos

Bruce L. Fields, un experto en la iglesia Negra, amplía el enfoque profético de "hablar la verdad con poder" en cuatro dimensiones: consolar a los oprimidos, confrontar al mal, corregir al pueblo de Dios y confirmar la obra de justicia de Dios para su pueblo (Five Views on the Church and Politics, pp. 97-98). Esta visión equilibrada del ministerio de los profetas del Antiguo Testamento es un marco útil para saber cómo podemos ser proféticos en nuestro mundo actual. Para empezar, evita reducir el testimonio profético a simplemente confrontar el mal "allí afuera". Segundo, ser profético también implica compasión por los oprimidos. Creo que llevar nuestra cosmovisión, de la Iglesia Reformada y su teología, dentro de este marco, será algo que producirá frutos.

Dado que el Domingo de la Santidad de la Vida Humana es en enero, consideremos cómo este marco podría ayudar nuestro testimonio profético a proteger la vida. Los cristianos saben muy bien cómo enfrentar al mal del aborto: dedicamos días domingo o marchas al favor de la vida y hacemos presión política o legislativa, de varias maneras hemos enfrentado este mal sin ambigüedad.

Sin embargo, hay una forma de confrontación que quizá no hemos hecho igualmente bien: desenmascarar las idolatrías e ideologías detrás de este mal. Una cosmovisión bíblica y Reformada está especialmente bien posicionada para nombrar a los ídolos que funcionan detrás de la lógica de políticas y programas. ¿Cuáles son los ídolos en la sexualidad y la socio-economía de nuestra cultura que crean escenarios trágicos (no médicos) en los que algunas mujeres incluso deben considerar el aborto? ¿Se ha absolutizado la libertad individual? ¿Qué hay del patriarcado y el sexismo? Para mí, esta es la tarea profética más urgente e importante de la iglesia institucional, no las marchas de protesta o la presión política. La iglesia necesita traer la luz de la Palabra de Dios para revelar los ídolos ocultos que están actuando en nuestra cultura y que crean un suelo fértil para que el mal prospere. Solo la Iglesia puede hace eso; ninguna otra institución está equipada para hacerlo.

Tal desenmascaramiento de ídolos nos lleva a la corrección. Los cristianos no son inmunes a los ídolos de nuestro tiempo. La historia nos ha enseñado que la iglesia ha sido infectada por ídolos e ideologías desde la esclavitud hasta el sexismo. La iglesia también necesita hacer brillar la luz de Dios en los corazones y las mentes de sus propios miembros. Es más fácil decirlo que hacerlo, ya que los pastores y los líderes de la iglesia corren el riesgo de ofender a sus congregantes. Pero necesitamos hacer las preguntas difíciles. ¿Los ídolos de nuestra cultura han infectado nuestras mentes? ¿O hay diferentes ídolos de los que no somos conscientes que infectan incluso nuestro trabajo profético? ¿Nuestra justa indignación se ha convertido en una creencia de superioridad de morales y conducta sentenciosa? ¿Estamos confrontando el aborto con una cosmovisión verdaderamente bíblica o con una cosmovisión infectada que distorsiona nuestro trabajo bien intencionado?

Al corregir a nuestros propios miembros, debemos confirmar la esperanza que tenemos en la gracia redentora de Dios y su justicia. Debemos recordar que nuestra esperanza no radica en los políticos ni en los programas gubernamentales o en cualquier esfuerzo humano, sino en Cristo Jesús, quien ya ha triunfado en la cruz y triunfará plenamente cuando regrese. Buscamos ser testigos fieles y esperanzados en este período del "ya pero todavía no".

De esa esperanza en Cristo, podemos ofrecer consuelo a aquellos cuyas vidas se han visto afectadas por el aborto. La mayoría de las mujeres que se han sometido a un aborto también son víctimas. Las mujeres nunca debieran estar en una situación en donde tengan que tomar esa decisión en primer lugar. Por lo tanto, debemos establecer y apoyar a organizaciones cristianas que provean consejería y apoyo a las mujeres que enfrentan embarazos inesperados. No debemos detenernos meramente protestando.

¿Puede este marco de testimonio profético ayudarnos en otras áreas de la justicia pública también?

About the Author

Shiao Chong es el redactor jefe de The Banner. El asiste a Iglesia Comunidad Cristiana Reformada en Toronto, Ont.

X