Políticamente sin hogar, políticamente excéntricos

| |
Los cristianos que no se sienten a gusto con ninguna de las facciones políticas corren menos peligro de idolatría política, tribalismo y partidismo.

Uno de nuestros artículos destacados, "Esperanza para aquellos políticamente sin hogar" (pág. 32), es el último de una serie de seis artículos producidos en colaboración con el Centro de Justicia Pública, una organización cristiana independiente y no partidista enfocada en la investigación de políticas y la educación cívica. Exploramos el tema de una generación emergente de cristianos quienes se sienten sin hogar políticamente dentro de la política divisiva actual de los EE.UU. Recomiendo todos los seis artículos, escritos por autores como Richard Mouw, Vincent Bacote y Jessica Joustra, y disponibles en línea en thebanner.org/tags/political-home.

Como señalaron las autoras del artículo, Chelsea Bombino y Katie Thompson, "Muchos cristianos describen sentirse políticamente sin hogar" porque se sienten "demasiado conservadores para los progresistas y demasiado progresistas para los conservadores". Las autoras preguntan, "¿Cómo pueden los cristianos demostrar y practicar el compromiso fiel con la vida pública sin poner nuestra fe final en la política, los partidos políticos o los líderes?" Ellas sugieren que los cristianos extraigan principios bíblicos de los dos grandes mandamientos de amar a Dios y amar al prójimo para guiarse en su discernimiento sobre qué políticas públicas podrían ser más justas y mejores para el bien común. Ese discernimiento debe ocurrir sin importar en qué país estemos.

Por supuesto, lo bien que entendamos lo que significa amar a Dios y amar a nuestro prójimo se correlaciona con lo mucho que nos sumerjamos en la historia bíblica, para poder ser transformados de adentro hacia afuera, intelectual y emocionalmente, por su mensaje del evangelio y su visión del mundo. Un conocimiento superficial o fragmentado de las Escrituras produciría principios igualmente superficiales e incompletos que no nos guiarán bien en nuestro compromiso cívico.

De hecho, si sólo conocemos trozos y fragmentos de la historia bíblica, esos trozos y fragmentos pueden convertirse fácilmente en ideologías e historias políticas seculares. Podemos confundirnos o incluso engañarnos pensando que contamos con una visión política cristiana en base a estos trozos y fragmentos teológicos bíblicos cuando,  en realidad, están vinculados a una cosmovisión más amplia, ajena a la Biblia. Este es un peligro para las personas de todas las ideologías políticas, desde los conservadores hasta los progresistas, desde los anarquistas hasta los creyentes en las teorías conspirativas.

Cuando nuestro clima político está tan polarizado, es en cierto sentido bueno que los cristianos estén políticamente sin hogar. Los cristianos que no se sienten a gusto con ninguna de las facciones políticas corren menos peligro de idolatría política, tribalismo y partidismo. Nunca deberíamos sentirnos como en casa en ningún partido político porque nuestra lealtad es hacia el Rey Jesús y su reino.

Una forma más positiva de decirlo sería que deberíamos ser "políticamente excéntricos". En su blog "Christianity's Eccentricity", Peter Schuurman escribe, "Excéntrico significa literalmente descentrado, y más convencionalmente, significa ser inconformista, no seguir el estatus quo, y a veces, ser percibido como extraño ante los ojos del mundo." Servimos a un mesías excéntrico, que renunció a su trono celestial y se convirtió en un siervo (Fil. 2:6-7) para reconciliarse con sus enemigos pecadores al morir por ellos (Rom. 5:6-11). A diferencia de muchas otras religiones, el cristianismo no tiene un idioma, una cultura o una nación central. Entonces, ¿no debería nuestra visión política ser también excéntrica, en desacuerdo con el estatus quo polarizado? Nuestras imaginaciones políticas no deberían estar esclavizadas por los patrones políticos del mundo. Los cristianos deberían ser pensadores políticos innovadores que se salen del patrón.

Estamos políticamente sin hogar porque nuestro verdadero hogar es con el Señor. Somos políticamente excéntricos porque servimos a un mesías excéntrico cuyo reino no se ajusta a los sistemas de nuestro mundo (Rom. 12:2).

About the Author

Shiao Chong is editor-in-chief of The Banner. He attends Fellowship Christian Reformed Church in Toronto, Ont.

Shiao Chong es el redactor jefe de The Banner. El asiste a Iglesia Comunidad Cristiana Reformada en Toronto, Ont. 

시아오 총은 더 배너 (The Banner)의 편집장이다. 온타리오 주 토론토의 펠로우쉽 CRC에 출석한다.

You can follow him @shiaochong (Twitter) and @3dchristianity (Facebook).  

X