Buena Postura

¿Podemos esforzarnos por ser cristianos como una columna vertebral, flexibles y fuertes, sirviendo a Cristo en el mundo?

Uno de mis libros favoritos para padres es ¡Los Niños Valen la Pena! de Barbara Coloroso. Ella describe tres tipos básicos de familias: las que son como pared de ladrillos, como medusa y como columna vertebral. Me sorprende cómo sus metáforas útiles también pueden describir tres tipos de posturas espirituales.

Una pared de ladrillos es rígida e inflexible. Mantiene a las personas dentro o fuera. Una postura de pared de ladrillo, entonces, tiende a ser rígida y autoritaria.  

Pone énfasis en las reglas y en hacer las cosas bien. Los cristianos que adoptan una postura de pared de ladrillo tienden a ver los problemas en blanco y negro. A menudo tienen convicciones muy firmes. En el extremo, esta postura se inclina hacia el dominio y el legalismo.

Una medusa no tiene partes firmes en absoluto. Es arrastrada por cada ola y corriente del mar. Una postura de medusa, por lo tanto, está menos preocupada por las reglas y los límites.

Tiende a aceptar, a menudo siguiendo tendencias. Los cristianos medusas pueden sentirse cómodos con la ambigüedad, pero pueden carecer de estabilidad espiritual y de una base. Están en peligro de permisividad y relativismo.

Una columna vertebral, por otro lado, es firme pero flexible, y le da estructura y movimiento al cuerpo. Una postura de columna reconoce la necesidad de límites, pero evita escribirlos en piedra. Los cristianos de columna vertebral, en mi opinión, combinan lo mejor de las posturas de pared de ladrillo y medusa.

Para ser claros, las posturas de pared de ladrillos y medusas no son sinónimos de lo que conocemos como conservadores y liberales. He visto a liberales que son intolerantes y con muros de ladrillo sobre sus creencias. Las personas a veces pueden ser un muro de ladrillos con ciertas creencias y medusas en otras. He visto que algunos conservadores, por ejemplo, se muestran resueltos en ciertos temas y, sin embargo, siguen otras tendencias sociales. Me refiero a la postura y disposición por defecto o dominante, no a la posición teológica.

Tendemos a confundir la fuerza de la columna vertebral con la rigidez de la pared de ladrillo. Del mismo modo, confundimos la flexibilidad de la columna vertebral con la debilidad de las medusas. Y así, a menudo ni siquiera reconocemos que hay una tercera vía.

Cada signo de acomodación es interpretado por los cristianos de pared de ladrillos como que estamos perdiendo nuestros principios, mientras que los cristianos de medusa ven cada límite sospechosamente como opresión. Por lo tanto, ambas partes tienden a malinterpretar los conceptos y lenguaje de cada uno, y a menudo saltan a las peores conclusiones. No apreciamos y aprendemos de los buenos puntos de cada uno.

Un dicho, a menudo atribuido erróneamente a Agustín, puede ser útil aquí: En lo esencial, unidad; en lo no esencial, libertad; en todas las cosas, caridad. Lo esencial es el sostén de nuestra columna vertebral espiritual. Esto es lo que nos mantiene unidos, dándonos fuerza para estar de pie. La libertad de diferir en lo no esencial es donde debemos ser flexibles. Y debemos hacer todas las cosas en, con y por amor piadoso.

Lamentablemente, nuestra lista de elementos esenciales parece ir en aumento con el tiempo. Al aumentar el número de elementos esenciales no negociables, ¿estamos en peligro de convertir nuestra columna vertebral en un muro de ladrillos? Por otro lado, tampoco quiero que nos transformemos en medusas.

¿Podemos re-entrenar nuestra imaginación para imaginar esta tercera postura? ¿Podemos esforzarnos por ser cristianos como una columna vertebral, flexibles y fuertes, sirviendo a Cristo en el mundo?

About the Author

Shiao Chong is editor-in-chief of The Banner. He attends Fellowship Christian Reformed Church in Toronto, Ont.

Shiao Chong es el redactor jefe de The Banner. El asiste a Iglesia Comunidad Cristiana Reformada en Toronto, Ont. 

시아오 총은 더 배너 (The Banner)의 편집장이다. 온타리오 주 토론토의 펠로우쉽 CRC에 출석한다.

X